EL CONVENTO DEL CARMEN Y SUS COFRADÍAS
(Artículo publicado en la Revista de la Cofradía de 2008)

La cofradía de Cristo Abrazado a la Cruz y de la Verónica, fue fundada en 1992, en la Parroquia del Carmen de los PP. Carmelitas, y para muchos fue considerado una novedad, tanto por la implantación de una nueva hermandad en nuestra Semana Santa, como por la ubicación de la misma. De todo el mundo es sabido, la amplia labor pastoral y social que los Carmelitas llevan a cabo en su parroquia, y tampoco es ninguna novedad el aventurar, que tras el Pilar, es la Iglesia que más fieles reúne. Por ello mismo, puede sorprender el hecho de que no tuviera bajo su amparo a ninguna cofradía. Quizá hasta 1992, no había sido el momento de retomar, una tradición que se remontaba siglos atrás.

Los Carmelitas observantes se establecieron en Zaragoza en 1290. A principios del siglo XIV, se comenzó a construir un nuevo convento en estilo gótico-mudéjar, con Iglesia, claustro y demás dependencias monacales. Sería en este convento, cuando en 1441, se fundara la Cofradía de la Vera Cruz, con motivo de la donación del Lignum Crucis al convento, por parte de la reina doña María, esposa de Alfonso V de Aragón1.

Más curioso es aún, saber que el origen de la procesión del Santo Entierro, tuvo lugar en el antes citado claustro del Convento del Carmen2, donde en el siglo XVI, existía una representación escultórica del Entierro de Cristo, con las tres Marías, y una de ellas lloró sangre. De ahí nació la devoción por el Sepulcro en Zaragoza, convirtiéndose en tradición visitar la capilla los Domingos y Lunes de Pascua. A raíz de estos acontecimientos y por petición de uno de los frailes del convento, el padre Marcos de Guadalaxara y Xavier, el marqués de Osera, D. Juan de Funes y Villalpando instituyó la procesión del Santo Entierro, los Viernes Santos en el Convento del Carmen. Posteriormente, se unificaron las procesiones que realizaban los Franciscanos y la Venerable Orden Tercera, por un lado; la que organizaba la Hermandad de la Sangre de Cristo, por otro, y la que se realizaba en el Convento de los Carmelitas, estableciendo la procesión del Santo Entierro, los Jueves Santos, en la Iglesia del desaparecido convento de San Francisco.

En el siglo XVII, se fundó el Colegio de San José, junto al Convento del Carmen, regentado por los Carmelitas. Fue en este mismo siglo, cuando se decidió modernizar las instalaciones de todo el Convento, y levantar un nuevo templo, en estilo barroco, más acorde con el gusto de la época. A lo largo de estos siglos, se fundarían diversas cofradías bajo el amparo del Convento del Carmen, aunque no penitenciales, sino de gremios, de artesanos o de Gloria, tales como la de plateros de San Eloy o la de la Virgen del Carmen. Todo este conjunto, sería destruido por los ataques de los ejércitos franceses durante la Guerra de la Independencia (Sitios de Zaragoza, 1808-1809), años después de la guerra, se reconstruyeron la Iglesia, el Convento y el Colegio de San José con su Iglesia. Poco duraría la tranquilidad, pues en 1836, con la Desamortización de Mendizábal y con la exclaustración de las órdenes masculinas, los Carmelitas tuvieron que abandonar su convento y colegio. El convento se destinó a uso militar, como cuartel3, y el colegio se adecuó como sede de la Escuela de Veterinaria. En 19484, reestablecida de nuevo la orden, los Carmelitas retornaron a Zaragoza, asentándose en la Iglesia del antiguo Colegio de San José. Entre escombros encontraron, la bella talla del Crucificado llamado de los Sitios, y tras ser restaurada se expuso al culto en la Iglesia.

En 19525, se fundó la Cofradía de la Stma. Virgen de la Esperanza Macarena y del Stmo. Cristo de los Sitios, realizando el Viernes de Dolores de 1962, un Vía Crucis por los paseos de Pamplona y de María Agustín. Desaparecida esta cofradía, no sería hasta 1992, cuando de nuevo, se fundara una nueva hermandad en el seno del actual Convento y Parroquia del Carmen, la Cofradía de Cristo Abrazado a la Cruz y de la Verónica, que aunque fundada por otras circunstancias, igual que sucediera con el Sepulcro del claustro del siglo XIV, creció profesando una especial devoción al Cristo de los Sitios, antes citado, e incluso llegó sacarlo en procesión durante 1993 a 1995, como ya había sucedido en 1962.

Jorge Lázaro

1 y 2 GARCÍA DE PASO REMÓN, Alfonso, Aragón en Semana Santa. P.158.

3 y 4 ANSÓN NAVARRO, Arturo, El Entorno del Convento del Carmen de Zaragoza, Zaragoza, 2007, p.405-406.

5 GARCÍA DE PASO REMÓN, Alfonso y RINCÓN GARCÍA, Wifredo, La Semana Santa de Zaragoza. P.37.

 

 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Queda prohibida la reproducción del contenido de esta Web, sin el consentimiento del webmaster.